Translate

miércoles, 2 de mayo de 2012

Ni mucho, ni poco, la felicidad es imposible de medir. Vivo en un mundo difícil de explicar. Hay momentos en que te faltan palabras, momentos de locuras que crees que nunca acabarán. Todavía no encuentro la diferencia entre vivir y soñar. Llamamos mundo perfecto, a los cuentos de princesas, ya sabeis algo demasiado aburrido. Y creo que la vida está para vivirla, demasiado corta para malgastar un minuto de ella. Vivir es un juego pero un poco más difícil.